Kickstarter, las donaciones falsas y el caso de Jack Houston

Título.
Hemos venido hablando de algún que otro proyecto que ha optado por la microfinanciación en los distintos ¿Qué se cuece?, algún día nos pararemos en este fenómeno y la importancia que tiene para la creación independiente de aventuras gráficas. Centrémonos hoy en un inconveniente que al menos yo nunca había tenido en cuenta, pero que puede convertirse en una fuente de incertidumbre para desarrolladores y backers: ¿qué pasa si los donantes no tienen el dinero que dicen aportar?

Centrémonos en la plataforma más popular, Kickstarter, ¿cómo funciona? Quieres hacer un juego pero no tienes el dinero necesario para su desarrollo —o su distribución—, crees que es un proyecto atractivo que le podrá interesar a un número suficiente de gente que estaría dispuesta a pagar por adelantado por él —con opción a diferentes gratificaciones según el tamaño de su aportación—, ¿cómo coordinarlo? Ahí entra Kickstarter: a cambio de un porcentaje de la recaudación puedes acceder a la plataforma de financiación en masa, que se encargará de gestionar el sistema de donaciones y darte visibilidad a través su enorme comunidad. Fijas tu objetivo monetario, las recompensas por cada cantidad aportada y el plazo de tiempo para alcanzarlo, si consigues llegar al menos al 100% de la meta inicial, cobrarás las donaciones (y Kickstarter su parte), si no llegas a ese porcentaje, nadie cobra, nadie paga. Para que esto sea posible, se realiza a través del sistema de pagos de la gigante Amazon. Queda como pago pendiente en tu cuenta, solo se comprueba que la tarjeta de crédito sea válida —no los fondos que pueda tener—, y ya una vez la campaña concluya, se cobra en caso de que haya sido exitosa.

Ilustración.

Pongamos nombres y apellidos: Jack Houston and the Necronauts, proyecto de aventura pulp de Stacy Davidson que utilizará la técnica stop motion (os hablamos un poco de ella un par de meses atrás). La campaña concluyó el pasado 9 de agosto con algo más de 64 mil, 8 mil dólares por encima de la meta inicial. De esa manera se convirtió en la aventura gráfica de un no pope (Schafer, Lowe, Jensen...) que más dinero recaudaba, un poco por encima de Quest for Infamy. Llega el momento de cobrar, las donaciones virtuales se hacen efectivas, ¿pero qué pasa si tu tarjeta no tiene fondos en ese momento? Se te avisa de la incidencia, accedes a tu cuenta Amazon desde Kickstarter y cambias la tarjeta asociada por otra que sí tenga el dinero correspondiente a tu donación; no es infrecuente que eso suceda ni supone mayor perjuicio. ¿Y si no lo haces?, ¿y si no solo quedan tus 15 dólares sin cobrarse? Pues es lo que ha sucedido con Jack Houston, aproximadamente 10 mil de esos 64 mil dólares son donaciones virtuales que no se han hecho efectivas. Se ha cobrado una cantidad 2 mil dólares por debajo del objetivo marcado.

Como hacen casi todas las desarrolladoras una vez sus campañas finalizan con éxito, se ha abierto la posibilidad de donar, ya fuera de Kickstarter, mediante PayPal desde la web de Warbird Games; en este caso el micromecenas puede obtener las mismas recompensas que durante la campaña. No parece que vaya a haber problemas para que Warbird consiga reunir los dos mil dólares que les faltan para poder desarrollar el juego ya han conseguido esos 2 mil dólares vía PayPal (ahora se ha fijado una meta extendida en 72 mil dólares para llevar el juego a múltiples plataformas y 5 idiomas diferentes). Pero nos alerta a los que todavía no lo sabíamos de un lado oscuro de Kickstarter: las donaciones falsas; pueden dejar a los desarrolladores en una posición delicada o ser aprovechadas para intereses espurios.
Compártelo en Google+

Sobre Miguel R. Fervenza

Además de intentar desentrañar los misterios de la aventura en Indiefence, puedes leerme en mi blog ficcionando sobre cualquier tema. También escribo de vez en cuando en El Pixel Ilustre. @mrfervenza

    Comenta con Disqus

5 comentarios:

  1. Curiosamente había pensado en alguna ocasión que esto podría pasar, pero deduje que sería imposible, que lo tendrían bien cerrado. Pero parece que no.
    En cualquier caso, veo que es un problema dificilmente subsanable. A no ser que se compruebe de antemano si hay esa cantidad en tu cuenta, y que de algún modo se bloquee esa cantidad (o sea que no puedas gastarlo en otra cosa) hasta la finalización de la campaña en la que quieres donar. Si sale adelante, se quedan con el dinero, sino, se desbloquearía esa cantidad, y volvería a tu cuenta.
    Claro que no sé si eso sería factible. Aunque tampoco veo otra solución.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Indiegogo lo que hace es cobrar en el momento de la donación, si después la campaña no tiene éxito (en caso de ser "Fixed Funding", las "Flexible Fundings" se cobran aunque no lleguen a la meta, aunque en ese caso la comisión es mayor), se te vuelve a ingresar; no me hacen gracia esos movimientos de dinero, pero así evitan estos problemas.

    Yo pensaba que en Kickstarter sería algo parecido a lo que describes, Ollo, que esa cantidad quedase bloqueada hasta que terminase la campaña (tampoco tengo ni idea di eso es posible, supongo que no). Pero en una de las campañas ya me di cuenta que no era así, tenía una tarjeta virtual que con esa donación debería de llegar al límite, euro arriba, euro abajo, probé para no crear otra y Amazon la aceptó, así que supuse que sí había suficiente. Al terminar la campaña me informaron que había un problema con el pago, ya imaginaba qué era, cambié de tarjeta y se cobró la cantidad sin problemas. Aunque no le di más vueltas... hasta ayer. Las posibilidades de fraude que se abren, hacia uno y otro lado, no me gustan un pelo, espero que Kickstarter tenga algún sistema para minimizar este tipo de donaciones falsas.

    Saúdos

    ResponderEliminar
  3. En cierto sentido eso no es malo, porque si lo pensamos se habrían quedado a 2k del financiameniento del proyecto, ¿Que significa eso? Que se quedan sin nada, 0%
    eso significa que gracias a las donaciones falsas pudieron conseguir un poco menos del dinero que pidieron y luego pudieron conseguir lo que les faltaba mediante paypal.

    ¿Malo para los autores? Claro que no, pero igual sigue siendo un lado oscuro para desarrolladoras pequeñas (Si lo consiguen, porque últimamente kickstarter esta lleno de empresas medianas/grandes poniendo proyectos, haciendo que nuevas empresas no puedan ni intentarlo)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Celio, bienvenido y gracias por participar.

    Claro, eso abre tres frentes poco honestos (hablo hipotéticamente, sin tener nada que ver con Jack Houston). Por un lado está el que indicas tú, los desarrolladores o su entorno pueden hacer esa donación falsa cuando se vayan a quedar cerca del objetivo, tal vez puedan asumir ese pequeño desfase o recuperarlo después vía paypal, como dices. Por otro lado está Kickstarter, en un punto intermedio; si la campaña no llega al 100% no va a ver un duro, así que una donación falsa por parte de la página les reportaría unos beneficios que no habrían consguido de otra manera (a los desarrolladores les pondría venir bien, o quizás todo lo contrario). Y por último, está la donación falsa para fastidiar, que pone a los desarrolladores en una situación comprometida: imaginemos que es un proyecto ajustado de 6k dólares, una donación falsa como la presente (2k) le restaría un tercio de la financiación al proyecto, aunque tendrían un compromiso con los usuarios que donaron 4k dólares, probablemente no podrían hacer frente al desarrollo con 2/3 del presupuesto.

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de financiación tiene sus resquicios, y es precisamente de ello de lo que no se suele hablar. Yo ya pregunté esto a los encargados de la plataforma verkami.es (un portal equivalente a Kickstarter en España) y me dijeron que si llegabas al objetivo, pero un cierto porcentaje de de apoyos no se materializaban, era responsabilidad del desarrollador llevar a cabo o no el proyecto. Si el resultado final no es satisfactorio, los donantes tienen derecho a reclamar su dinero judicialmente (pero ¿quién se va a ir a juicio por 20€, especialmente con las tasas actuales?), y en caso de que se desista de acometer el proyecto, hay que devolver el dinero a los que te han pagado, lo cual te puede acarrear un considerable gasto en comisiones por transferencias... En fin, que encima de no poder realizar tu idea, puedes salir perdiendo pasta... y si eres de los que pone pasta, puedes acabar perdiéndola en la práctica.

    ResponderEliminar